¿Es realmente bueno el aceite de coco?

Si hay un ingrediente del que últimamente, todo el mundo habla, es el coco. Agua de coco para hidratarte después de hacer deporte, manteca de coco para dar a tus recetas un toque delicioso y ultra nutritivo y aceite de coco para… ¡todo! Se recomienda el aceite de coco a nivel cosmético como mascarilla para el pelo, como hidratante de manos, como desmaquillante, incluso como crema para el rostro. Todo el mundo habla de lo sano que es el aceite de coco pero, ¿es de verdad tan saludable para tu piel?

El aceite de coco es un aceite con muchísimas propiedades, aquí te doy algunos datos:

–          Es muy rico en vitamina E por lo que se trata de un potente antioxidante. 

–          Es un aceite en su mayor parte saturado, lo que lo hace muy bueno para la recuperación de las células de la piel, protegiendo su barrera natural.

–          Ayuda combatir todo tipo de bacterias.

Pese a todo, no me gusta recomendar el uso de aceite de coco a la ligera y no lo utilizo en mis cremas. ¿Por qué?

El aceite de coco es un aceite con índice alto de comedogénicidad y, ¿qué significa eso?  Que sus partículas no son suficientemente pequeñas como para introducirse en el poro, es decir, los cierra y crea una especie de película en la superficie de la piel. Esto hace que no sea la mejor opción para pieles con acné o rojeces.

Aceites de argán, cáñamo o la manteca de karité, sin embargo, son aceites con índice bajo de  comedogénicidad y adecuados para todo tipo de piel. Por ejemplo, en nuestro aceite Oro Natural, utilizo una mezcla única de aceites vegetales Rosa Mosqueta, Argán y Caléndula y que hidratan la piel, ayudan a tonificarla y suavizarla y ninguno de ello genera una película de la piel. 

¡Espero que esta información os haya resultado útil! Muchísimas gracias por pasar por aquí.