Día del cáncer de mama: Como mejorar tu bienestar con la aromaterapia

En este blog intentaremos proporcionar una serie de pautas que contribuyan a mejorar el bienestar de pacientes bajo tratamientos de quimioterapia provocados por una afección de origen cancerígeno.

En primer lugar, me gustaría apuntar la importancia de aumentar en nuestro patrón  de consumo los productos naturales en general, y en especial en aquellos momentos en los que nos exponemos a tratamientos que elevan la presencia de sustancias químicas en nuestro cuerpo.

Cuando sometemos a nuestra salud a una exposición extrema de sustancias químicas, como es un tratamiento quimioterapéutico, es importante minimizar la ingesta o contacto con el resto de sustancias químicas en el mayor grado posible y emplear los productos más naturales posibles para ayudar a reducir la cantidad de derivados tóxicos en el cuerpo. Eso es relevante tanto en los alimentos que consumimos como a otros a los que nos exponemos como cosmética, productos de hogar, etc.

El problema con el nivel de toxicidad derivado del uso de compuestos químicos  no es debido a la concentración de un determinado producto, sino por el efecto acumulante de la exposición a los múltiples productos que los contiene en bajas dosis (parabenos, aluminio y derivados de petróleo como aceites minerales y glicerina). A modo de ejemplo, la mayoría de las mujeres consumimos 12 productos distintos de belleza al nivel diario (geles, desodorantes, hidratantes, maquillajes, cremas de manos, perfumes, etc.). Asusta pensar en el efecto acumulado día tras día de todas las toxinas….A quien le interese, le recomiendo ver este video sobre el uso de toxinas en la cosmética, que es relevante para entender todo el tema del consumo de tóxicos (hecho por la Campana de Safe Cosmetics). https://www.youtube.com/watch?v=Iw9zcVWz5-M .

Controlar el nivel de toxicidad en nuestro cuerpo siempre es importante, pero en aquellos momentos en los que nuestra salud se encuentra especialmente frágil, es de vital importancia.

Durante mi especialización en UK sobre los efectos en el cuidado de la piel de la aromaterapia, origen de los tratamientos de clínica y de la línea de productos de Dafna´s Personal Skincare, tuve la oportunidad de conocer más de cerca cómo se trabaja con aceites naturales y  esenciales en situaciones de enfermedades comunes, de lesiones y de enfermedades más graves, como el caso de personas bajo tratamiento oncológico.

En UK Y Estados Unidos la práctica de usar los aceites esenciales para mejorar el bienestar en casos de cáncer es bastante más común que en España y se encuentra implantada en hospitales, como por ejemplo en los universidades de Collage London Hospitals,  por profesionales de la aromaterapia, contando con un gran respaldo de estudios clínicos al respeto (información más adelante).

La aromaterapia es una práctica que emplea aceites esenciales naturales, que son fundamentalmente las sustancias que constituyen el sistema de defensa de las plantas, extraídas bajo diferentes procesos y que forman extractos muy  concentrados con efectos en la salud y bienestar de las personas. La diferencia entre un aceite esencial (como por ejemplo el derivado del sauce – salix) y su alternativa sintetizada químicamente (aspirina – acido acetil salicilico) reside no sólo en su origen y facilidad de asimilación por el cuerpo sino en que los primeros cuentan con efectos secundarios positivos que potencian los tratamientos siendo más completos. En el caso de las  terapias oncológicas, los taxanos y alcaloides de la vinca generalmente utilizados son derivados del tejo y la doncella. Con respecto a su modo de empleo, puede ser bien tópico, para su incorporación al torrente sanguíneo bien por inhalación, dónde a través del sistema límbico se trabajan variedad de situaciones físicas y emocionales.

Como regla general, para utilizar los aceites esenciales a modo personal, recomiendo aplicarlos vía masajes, baños con aceites esenciales o inhalación a través de unas gotas en un pañuelo. Estos son métodos muy fáciles y recomiendo seguirlos en casa de manera diaria. Numerosos estudios demuestran la efectividad de los aceites esenciales en el bienestar de los pacientes tratados con aromaterapia. Podéis ampliar detalles en http://bjgp.org/content/bjgp/50/455/493.full.pdf.

 

No obstante, siempre hay que tener en cuenta lo siguiente:

  1. Hay que evitar el contacto directo con el aceite esencial, como comentaba antes, un buen aceite esencial es un concentrado muy potente, y por lo tanto para masajes o cualquier aplicación corporal, es imprescindible usar como base otros aceites de plantas y añadirles los aceites esenciales a emplear. Por ejemplo para un tratamiento de 20ml de aceite natural, añadir solo 5-10 gotas de aceites esenciales.
  2. Los aceites (tanto de plantas como los aceites esenciales) deben ser 100% naturales sin ningún residuo químico. Al comprar tienes que verificar bien el tema. Son más caros eso sí, pero sus resultados, se notan.
  3. Aplica un poco del aceite (la mezcla del aceite natural con el aceite esencial) en el brazo y espera 24 horas antes de continuar con los masajes. Es importante verificar que la piel no presente reacciones. Ante cualquier reacción que manifiesta tu piel, reduce a la mitad la concentración y vuelve a hacer la prueba. Nunca utilices un aceite sin haber testado la ausencia de reacciones.
  4. Consulta con tu medico antes de usar aromaterapia.
  5. Los aceites esenciales son un elemento que contribuye a mejorar el bienestar del paciente, y como tal complementario, no es sustitutivo de tratamientos médicos.

 

El uso de la aromaterapia para la mejora del bienestar puede ser relevante para los siguientes síntomas:

Piel seca, irritada apagada: como consecuencia de un tratamiento de quimioterapia  y del propio cáncer es común que la piel sufra de extra sequedad, irritación y apariencia muy apagada. Para masajes corporales, mi recomendación general es usar aceites naturales 100% naturales y bio, nutritivos, con alta acción contra los radicales libre y con elevado nivel de Omega 3,6,9. Mi recomendación es un mix de aceites como la Macadamia, Argán, albaricoque, Cáñamo y Oliva. Lo ideal es que un profesional os haga una mezcla personalizada con estos aceites,  añadiendo aceites esenciales de Rosa Damascena o Manzanilla Azul que ayudan a tratar piel seca, irritable y apagada.  Desde un punto de vista cosmético, no puedo dejar de recomendar el empleo de cremas naturales de alta gama, que cuenten con activos anti radicales libres y relajantes para la piel. En nuestra línea de Bienestar, recomiendo usar la crema nocturna NUTRITION y la crema diaria MOISTURE PLUS que son productos 100% naturales con una amplia variedad de beneficios para la piel: son anti radicales libres, ayudan a su recuperación y proporcionan un altísimo nivel de hidratación de la mejor calidad.

Dolores de cabeza y estrés: Menta y Lavanda (solos o mezclados). Se puede dar masajes en la cabeza, y en los hombros u olerlos de un pañuelo. Podéis ampliar detalles en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11806592?dopt=Abstract, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7897075?dopt=Abstract

Náuseas e indigestión: Aceite de Menta, Hinojo, Manzanilla, menta. En este caso, recomiendo aplicar unas gotas de estos aceites sobre un pañuelo y respirarlos. O dar masajes en la zona del estómago (con mucho cuidado y siempre sobre la base de aceites de plantas).

Depresión y ansiedad: Aceite de neroli y de naranja dulce. Poner en el ambientador en casa de manera diaria. Podéis ampliar detalles en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17290062?dopt=Abstract, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10069621?dopt=Abstract

Insomnio y sueño inquieto: además de tomar infusiones relajantes, se puede inhalar y masajear los hombros, espalda, pies con aceites esenciales de Vainilla, Lavanda, Rosa Damascena, Sándalo. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16520572